miércoles, 17 de septiembre de 2008

Preguntas

Escribo este post rápido antes de irme a la cama, a ver si consigo el ¿merecido? descanso.
En estos días en los que la ocupación está en poner en marcha los engranajes de la parroquia en el nuevo curso, sigo preguntandome por cómo servir mejor a los que los sacerdotes servimos.

Y en estos días no dejo de preguntar a los que tienen más experiencia que yo, y probada expeciencia en estas lides de la pastoral en las que yo soy un pequeño advenedizo.
La conclusión que saco es siempre la misma: ORAR.
Al cura la vida se la mueve la oración y lo que haga o deje de hacer es la consecuencia de la misma oración. En Madrid no tengo que esconderme para hacer la oración, pero sí que veo bueno -tremendamente bueno-, levantarse un poco antes para encerrarse en la oración.

La oración, respiración vital, dice el título de un libro de Daniel Ange (por cierto muy recomendado). Y cada día más me doy cuenta de su necesidad.

Que respiremos el respirar de la oración. Y que las bolitas de oxigeno (como en erase una vez la Vida), lleguen por la sangre hasta el Corazón y del Corazón, la oración se reparta por el cuerpo entero.
Por todo nuestro ser.

Creo que empiezo a delirar.
En la oración, marcho a dormir.

Un abrazo

6 comentarios:

Talita Plum dijo...

"Levantarse un poco antes para encerrarse en la oración"...

Eso es! La verdad es que yo me levanto a la misma hora pero como entro un poco más tarde surte el mismo efecto!

Me encantaría ser capaz de explicar las consecuencias pero no sé cómo hacerlo... probad y vereis!

Rodri! Pa cuando ese cafe!

bss

Laura dijo...

Saludos! (esto es una prueba)

Anónimo dijo...

Orar, orar, orar.
Es la respiracion del corazon y del alma. No me imagino como nosotros los Cristianos Catolicos podemos seguir a nuestro Jesus sin tener esos hermosos momentos en que respiramos su presencia.
Solo alli es que podemos presentarnos como somos, sin miedo a que el nos juzgue simplemente estar con el.

Miguel Horacio Mercado (CSCV) tiene un libro que se llama PROYECTO OPD (oracion-pesonal-diaria) asi como comemos, dormimos tenemos que perseverar en la oracion todos los dias y escoger un lugar para convertirlo en el lugar de encuentro. Tambien puede ser frente al Santisimo Sacramento.

Sin la oracion seguir a Jesus es puro esfuerzo humano, platillos que solo suenan, cansancio, mucho cansancio.

Me uno al P.Rodrigo para que como el muchos sean llamadas a seguir a Dios radicalmente.

Saludos desde Santo Domingo, Republica Dominicana.

Judit Betances
<><

Yuan dijo...

Pues a respirar, respirar, respirar, mucho. Tomar aire para oxigenar. Abrazo

Anónimo dijo...

Es tan necesario. Es arar el corazón para que Dios pueda sembrar su semilla. Dios te bendiga Padre.
P. Rafael.

Anónimo dijo...

Vivamos todos la experiencia de amsitad con Dios. Respiremos profundo y encontraremos VIDA!!!!

Abrazos Gratis!!! :)

Antonio Masferrer